• Cota

RESILIENCIA

La RESILIENCIA es un proceso dinámico en donde las personas logran sobreponerse de situaciones difíciles sin sufrir grandes daños.

Podemos ser resilientes en algunas áreas y en otras no, depende de lo que nos toque vivir y de las experiencias emocionales que tengamos.

La familia es fundamental en el desarrollo de la resiliencia, ya que es el factor protector de las personas. Cuando la persona siente esa protección, inmediamente se siente más contenido y enfrenta mejor las situaciones, tiende a temer menos los riesgos si es que está en compañía de personas significativas.

Para ser resiliente se necesita del apoyo primero de las personas significativas, cuando otro cree en mí, en mis habilidades y facultades, me es más fácil creer en mi mismo y asumir que puedo (más aún cuando hablamos de niños).

La persona que ha desarrollado la resiliencia puede ver las circunstancias de la vida como desafíos y oportunidades de crecimiento, y sentirse plenamente seguro y confiado de lo que puede lograr, de sus capacidades y puede encontrarle sentido a lo que va viviendo.

La resiliencia, como dice Daniel Siegel en “El cerebro afirmativo del niño” Es un regalo permanente que le podemos hacer a nuestros hijos.

¿Ahora como lo hacemos para que puedan desarrollar esta maravilla?

Primero que nada estableciendo conexiones con nuestros hijos que nos permitan conocerlos bien, siendo receptivos, conectando con sus emociones y apoyándolos en los desafíos a los que se enfrentan, teniendo claro que no podemos evitar que en algunos momentos sufran, pero sí asegurarles que estaremos a su lado siempre, para acompañarlos y compartir las emociones que viven día a día.


9 vistas

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • @Crianzaefectivach
  • Crianza Efectiva
  • Crianza Efectiva