• Cota

Qué es el miedo y como abordarlo

El miedo es una sensación básica fundamental en el ser humano, sin miedo la humanidad jamás hubiera llegado a donde estamos hoy, es necesario sentir miedo para avanzar, para crecer y para salir de donde estamos, pero también es importante entenderlo y saber cómo actúa en nuestro cuerpo…

El miedo no siempre es racional, no basta con una explicación o aclaración de lo que está pasando, ya que cuando se siente miedo, el cerebro bloquea la corteza cerebral que es la que nos ayuda a racionalizar, por lo tanto nuestro cuerpo entra en estado de alerta en donde caben solo 3 respuestas posibles: paralizarse, escapar o atacar. Esto es totalmente primitivo y tiene relación con los primeros seres humanos, y la necesidad de reaccionar y protegerse, hoy nos enfrentamos menos al riesgo de vida o muerte de nuestros antepasados, pero el mecanismo de nuestro cuerpo es el mismo.

Por lo tanto es importante comprender que cuando un niño tiene miedo, no necesariamente le expliquemos que es irracional, porque su cerebro no está recibiendo el oxígeno necesario para lograrlo, es por esto que tenemos que ayudarlos a respirar, a calmarse primero lentamente para luego, en estado de calma, hacerle ver que lo estamos protegiendo y que ese miedo se puede superar.

Es normal que los adultos muchas veces nos enojemos frente al miedo irracional de un hijo, esto también es una respuesta de autodefensa porque de niños no pudimos aprender a vivir los miedos de una manera sana. Entonces, nosotros también tenemos que calmarnos al mismo tiempo que intentamos calmarlos a ellos.

Cuando los miedos no se abordan paso a paso, con el trabajo de fortalecer y nutrir la confianza en uno mismo y el entorno, generan grandes sombras para el futuro. Y especialmente los niños cuando sienten nuestro enojo frente a sus miedos se frustran y sienten que no tienen derecho a sentirlo.

Es importante comenzar con buscar la calma, acompañarlos, y luego poco a poco invitarlos a enfrentarse a lo que los asusta, siempre respetando sus etapas, sin sobre-exigir, pero con firmeza y confiados en que pueden avanzar y salir de este estado, que es desagradable sentir y que el logro es tan, pero tan satisfactorio. El refuerzo de este proceso es vital para lograr la confianza y sentir que tiene la herramientas necesarias. Mientras más nos ven a nosotros como papás o mamás convencidos de que pueden calmarse, y de que pueden intentar salir de esa emoción, más confiados y seguros se sentirán.

Cada paso que se vive en la construcción de la confianza se va transformando en una caja de herramientas a la que pueden recurrir, cada vez que sienten que los comprendemos y que estamos ahí para ayudarlos y apoyarlos en sus pasos con firmeza, con ternura y convencidos de ellos pueden nutrimos y fortalecemos su VALÍA y los ayudamos a construir su propia identidad de manera sana.


9 vistas

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • @Crianzaefectivach
  • Crianza Efectiva
  • Crianza Efectiva