• Cota

Equilibrio emocional

Para una persona adulta, emocionalmente sana, su día lo pasa en la zona verde, que significa que puede controlarse física y mentalmente para asumir las tareas y desafíos que se le presentan, los adultos tenemos una zona verde muchísimo más amplia que los niños, por eso necesitan de nosotros para gestionar sus emociones y permanecer en la zona verde lo más posible.

Cuando un niño se frustra, se enoja, o pierde el control, su mente puede irse a la zona azul, que es cuando se retraen, se aíslan o se “apagan”, algunos pueden llegar hasta el desmayo por esta desconexión emocional y pérdida de equilibrio.

Otras veces entra en la zona roja, que es cuando aparecen las conocidas rabietas y pataletas, cuando se enfurecen, nuevamente porque perdieron el equilibrio emocional y no pueden gestionar lo que están sintiendo.

La tarea de los padres es ayudar a sus hijos a volver a la zona verde. Necesitan ayuda de un adulto para lograr calmarse y volver a equilibrar sus emociones para pensar con claridad. Y poco a poco llevarlos a ampliar la zona verde lo más posible, así manteniendo un buen equilibrio emocional lograrán mejores conexiones neuronales y experiencias muchísimo más enriquecedoras.


1 vista

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • @Crianzaefectivach
  • Crianza Efectiva
  • Crianza Efectiva