• Cota

Celos entre hermanos....

Aunque nos cueste muchísimo el tema, es inevitable que entre hermanos sientan rivalidades en la búsqueda de la atención de los padres, son miles las veces que se sienten en desventaja unos frente a otros. Aunque sea una emoción desagradable, como papás muchas veces nos frustramos y sentimos injusto lo que nuestros hijos interpretan de la atención que les damos.

Los celos son parte de la vida, pero no por eso los vamos a dejar invadirnos en gloria y majestad, ya que afectan enormemente el desarrollo cuando no son trabajados y superados.

Es inevitable sentirlos, pero como adultos, al ser más racionales podemos la mayoría de las veces manejarlos, los niños no, y los demuestran de infinitas maneras, lo importante es ayudarles a detectar la fuente del problema.

No siempre son entre los hermanos, los que han sido hijos únicos saben que pueden manifestar celos de los primos, del trabajo, de la dedicación que el adulto pone en alguna otra persona o actividad.

Además, en otra época eran muy mal vistos y nos hacían sentir vergüenza de manifestarlos, por lo tanto naturalmente se disfrazaban de otra cosa, ya que es muy difícil esconder emociones tan potentes.

El mejor de los remedios para esto es el autoestima, la autovaloración, pero lo más importante es que desde chicos sientan validadas sus emociones, esa es la gran diferencia!!!

Si un niño que está celoso siente que su papá o mamá se acerca, con cariño y le explica, que es un sentimiento normal, que todos lo hemos tenido más de una vez, pero que, aunque a veces me haga sentir triste, otras enojado, puedo decirlo y mostrarle a mis papás que tal cosa me hace sentir así y que ellos, en vez de enojarse de vuelta conmigo me van a abrazar, van a entender lo que siento y me van a ayudar a salir de ese momento. Ese acompañamiento es la clave para salir del círculo vicioso y del bloqueo emocional que se produce con los celos.

Las palabras mágicas son: “Sé lo que te está pasando, es difícil de entender, comprendo que estés enojado, o triste, es normal, se llama celos, yo también los he sentido, gracias por mostrarme lo que está pasando, voy a ayudarte a sentirte mejor”.

Difícilmente un niño o niña que recibe esa respuesta va a quedarse con una mala sensación, lo más probable es que logre desarrollar conciencia emocional y sienta alivio.

¿Quieres más información? Pide tu asesoría en crianza!


8 vistas

© 2023 por NÓMADA EN EL CAMINO. Creado con Wix.com

  • @Crianzaefectivach
  • Crianza Efectiva
  • Crianza Efectiva